Cómo vencer al ego y hacer las paces contigo mismo

Spread the love

El ego es eso que nos aleja de la luz de la vida, eso que hace que dejemos de lado nuestro mundo interior para ser esclavos del miedo.

Pero en realidad aunque el ego no pueda desvanecer sí que puede perder el poder sobre nosotros, si somos capaces de sentarnos frente a él y ver que él no nos representa.

Entonces comenzamos a entender que lo que ha hecho que nuestras alas cayeran al suelo no es el  ego sino esa relación tóxica que tenemos con él.

En este post te doy unos consejos para que ese ego deje de tener poder sobre ti y sobre tu vida.

 

Reconoce a tu ego particular e insólito

El primer paso que has de dar para que el ego no te gane la batalla es simplemente reconocerlo porque es así como puedes alejarte unos pasos de él.

El ego está en la mayor parte de tu vida, está en tus peleas con tu pareja, está en ese sentimiento de vacío o en esa tristeza que dura más de la cuenta.

Si quieres reconocer a tu ego, reconócelo en tus peores momentos porque él tiene el poder de ser ese remolino que desequilibra tu vida.

Tu ego es eso que te separa de la vida, es eso que te impide ver lo mejor de las personas y son las pesadillas que te despiertan por la noche.

También puedes reconocer tu ego en esas historias mentales en las que eres el perdedor de la película, esas historias que tienen el poder de absorber la poca energía que tienes.

Haz las paces con tu ego

Hay dos formas de que tu ego te derrote, una de ellas es que no seas consciente de su presencia y secuestre tu esencia y otra es que seas consciente de él y comiences una batalla.

Si quieres que tu ego no te venza, no comiences tu esa batalla, lo mejor que puedes hacer para que no mande en ti es no convertirlo  en un enemigo ni tampoco en un gran amigo.

El trato que has de tener con tu ego ha de ser cordial y educado, ha de ser comprensivo e incluso a veces hasta beneficioso como lo sería la presencia de un conocido.

El secreto de que tu ego no te domine es simplemente el equilibrio, es estar lo suficientemente cerca de él para reconocerlo, pero no tanto como para que sea tu propia piel.

Comienza a liberar tu esencia interior

El que reconozcas tu ego es un gran paso que al menos hará que respires en profundidad, pero seguro que él ha logrado que lo mejor de ti se esconda en tu interior.

Eres muchas cosas a la vez, eres impulsividad, eres alegría y amor, pero no sirve de nada saberlo si no lo sientes, porque el sentir es el lenguaje del corazón que nunca miente.

Permítete experimentar con la vida, no importa si es con un misterioso libro o un nuevo órgano que tocar, solo báñate en esas sensaciones que te recordaran quien eres de verdad.

 

 

 

 

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *