Cómo saber lo que realmente queremos en la vida

Spread the love

 

El problema de muchas personas no es que no sean luchadores, sino que no saben por lo que luchar, ya que no tienen claro lo que quieren en la vida, muchos no están contentos con su vida o con su trabajo, pero siguen allí, porque en realidad no tienen otra dirección a la que dirigirse.

 

Haz clic aquí si quieres encontrar el sentido de tu vida con la ayuda del libro «El método Ikigai» en Amazon porque él te muestra las respuestas a esas preguntas que te inquietan sobre tu futuro y te ayudara a encontrar tu camino para que tengas una vida que te haga sentir más realizado y pleno como persona.

 

No es fácil saber lo que uno realmente  quiere en la vida, pero para comenzar a averiguarlo, debemos de partir con la base de la creencia total de que hay un lugar en el mundo que está esperando que le entreguemos nuestro talento, y que desde luego, si estamos insatisfechos es porque ahora mismo no nos encontramos en ese lugar.

Para iniciar la  búsqueda de nuestra misión, debemos de salir de la monotonía y rutina diaria, ya que así activaremos en nuestro interior nuevas emociones y sensaciones que nos irán dando pistas de hacia donde tenemos que ir. Cuando hacemos cada día lo mismo, nuestros sentidos y guía interna se oxida, cerrando nuestra capacidad de encontrar nuestro mejor destino.

Lo que debemos de encontrar, es algo que nos haga sentir vivos, eso que despierte nuevas y positivas energías en nuestro interior, y que a la misma vez nos conecte con el mundo.

Debemos de enfocarnos en buscar esa actividad que nos haga tener una relación intensa con el mundo, donde nosotros hacemos que el mundo mejore, mientras el nos agradece y valora lo que ofrecemos. Debemos de buscar una relación profunda con el mundo, una relación de agradecimiento mutuo, y en la que sentimos que estamos creciendo positivamente.

La experimentación con lo nuevo, es el mejor camino para saber lo que realmente queremos en la vida. Cuando ya sabemos lo que queremos, no es nuestra cabeza quien nos lo dice, sino que nuestro corazón.

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *