Cómo reponerte de una dura caída y volver a sonreír

Spread the love

La vida esta llena de sonrisas, pero también de lágrimas interminables, ella tiene triunfos y fracasos y entre cosa y cosa nosotros nos desgastamos con tanta emoción.

Cuando las caídas de la vida van una detrás de otra, la desesperanza se convierte en nuestro hábito y nuestros ojos dejan de brillar.

En este post te doy unos consejos de como reponerte de esas caídas que son tan dolorosas y volver a tener ganas de soñar.

 

 

Después de una caída permítetele sentir

Lo peor que puede pasar después de una caída es que nosotros nos recriminemos nuestros errores y nos exijamos estar a la altura cuando ya no nos quedan fuerzas.

Debemos de aceptar nuestra caída, pero también nuestro dolor y abatimiento, debemos de tener la capacidad de escucharnos y abrazarnos.

Permítete ser imperfecto, permítete llorar y descansar en ese rincón donde nadie tiene el derecho a molestarte.

Recoge toda la sabiduría de la caída

Las caídas son duras y dolorosas, pero sobre todo si no tienen sentido para ti, por eso has de encontrar el sentido creando un espacio para reflexionar.

Nunca vas a tener la necesidad de buscar tus mejores herramientas en tu profundidad si no te encuentras con la adversidad, así que esa caída es una gran oportunidad para mejorar como persona.

Solo si abres tu mente hasta el punto de ver oportunidad de crecimiento en la oscuridad de la vida podrás recuperarte de tus fracasos y seguir en tu vida con motivación.

Proponte una nueva meta que de sentido a tu vida

Es cierto que después de haber tropezado no vas a tener ganas de comerte el mundo, pero si que puedes llenar de esperanza tu corazón con un nuevo propósito.

Vuélvete a bañar con ilusión y proponte un pequeño sueño que te haga sonreír, conecta de nuevo poco a poco con la vida y muéstrale que tienes ganas de mejorar el mundo.

Cuando tienes una meta, tiene sentido levantarte de la cama porque tu sueño te invita a dar  pequeños y estimulantes  pasos hacia una vida mejor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *