Cómo reavivar la fe desde ahora

Spread the love

 

Es natural que hayas perdido la fe cuando los demás te fallaron y cuando el mundo no se puso a tu favor, pero lo cierto es que cuando perdiste la fe, tú también te fallaste a ti mismo, porque la fe es la gran fuerza que estimula a seguir viviendo después de la adversidad.

La fe mueve montañas y logra el milagro de construir grandes castillos que fueron destruidos, cuando perdiste la fe, perdiste el sentido de la vida, y es el sentido de la vida lo que hace que las personas se levanten cada mañana con ganas de comerse el mundo.

 

Haz clic aquí si quieres volver a tener fe en la vida gracias a este libro «El mejor año de tu vida» en Amazon porque este libro te muestra el camino más fácil para volver a sentirte vivo y lleno de ilusión y  poco a poco construyas una vida mejor.

Todavía estas a tiempo de recuperar esa fe que será el motor que te llevara otra vez a soñar y a hacer realidad esos sueños, la fe es simplemente un sentimiento en tu interior que te hace sentir que todo lo que estas viviendo sea malo o bueno tiene un gran propósito en tu vida.

Cuando recuperes tu fe, recuperaras la sonrisa de ese bebe entusiasmado por vivir, recuperaras la frescura de la brisa de una tarde y esa sensación de comenzar un nuevo proyecto, un proyecto que tiene tu nombre.

 

Por que se pierde la fe con tanta facilidad

Si desde pequeño te hubieran dicho y repetido muchas veces que tienes un tesoro en tu interior lleno de creatividad y de muchas virtudes con las que puedes hacer increíbles cosas, tu vida hubiera sido diferente, hubieras tenido una vida más enriquecedora en muchos aspectos.

Seguramente que como a muchos, te educaron para que buscases ese gran tesoro en tu exterior, en esas personas que te iban a rodear y en esas cosas que ibas a conseguir, pero lo cierto es que nada de eso te lleno lo suficiente para creer en la vida.

Quizás los demás te traicionaron, no te supieron entender ni escuchar y te sentiste solo, sin ser consciente de que aunque los demás te fallaran, todavía podías tener fe en ti mismo y en esa fuerza en tu interior que hace tan grande a las personas.

Tener fe es creer en uno mismo y en esa esencia interior que es capaz de superar las peores caídas, porque no importa las dificultades que acechen en tu vida, hay vida ilimitada para superar todo si de verdad crees en ella.

como reavivar la fe

Jamás perdiste la fe, solo que pensaste que la fe estaba en todas partes menos en ti, creíste en una fe superficial y frágil porque dependía de los demás y no tenía en cuenta tu grandeza.

La fe te muestra que en el desierto uno puede encontrar la felicidad, que en el asfalto puede crecer una flor y que las personas débiles nos pueden mostrar sus fortalezas ocultas, igual que en el futuro será ella la que te muestre que la vida al final estuvo de tu lado aunque no la supieras ver.

 

Dale otra oportunidad a la vida

Dar otra oportunidad a la vida es dejar de recordar los malos momentos como si fueran una eterna desgracia, para hacer de ellos un aprendizaje que impedirá que no vuelvas a tropezar.

Dar otra oportunidad a la vida es dejar de enfocarte en todo lo tóxico que te vas encontrando por el camino para centrarte en esos espacios donde puedes construir grandes cosas.

Porque en el fondo sabes que eres esa gran persona gracias a esas caídas que sacaron lo mejor de ti para poder continuar a través de la adversidad.

Dar una oportunidad a la vida es convertirte en esa persona agradecida que es capaz de ver en cada nuevo día, una gran oportunidad para crecer y conseguir esos sueños que una vez se escaparon.

Mientras la noche te acaricie misteriosamente y el sol entre por tu ventana cada mañana, abra espacios donde construir algo nuevo, espacios donde expresar tus virtudes dejando tu sello único en todo lo que haces.

como recuperar la relación con dios

Valora cada momento como si fuera el último

Si la fe ya no vive en tu interior y ya no hay nada que tenga la capacidad de hacerte sonreír, quizás tengas que preguntarte cuando dejaste de mirar la vida a través de los ojos de ese niño inquieto que fuiste una vez.

Acuérdate de las ganas que tenías de levantarte de la cama y de experimentar con nuevas formas, sensaciones y sonidos, para ti no existían días iguales, para ti cada día traía una nueva sorpresa que alimentaria tu gran curiosidad.

Conviértete de vez en cuando en ese niño inquieto y averigua que hay detrás de cada cosa nueva que entra en tu vida, hay un misterio en cada nueva experiencia y curiosamente esas que son negativas tienen la gran magia de hacerte crecer.

Busca todo lo que te hace sonreír y colócalo a tu alrededor, sigue esos caminos que te hacen expresar el coraje y la fuerza que nunca te imaginaste que tenías, porque no se trata de tener, sino que de ser tu mismo en toda tu plenitud.

 

Vuelve a tener proyectos y ve a por ellos

No hay nada que pueda devolverte más la vida que un gran proyecto por el que luchar, porque cuando tienes un sueño y vas a por él, conectas con el gran propósito que te hace brillar como nunca.

No importa las veces que te vuelvas a caer, sino el hecho de que eres una persona libre cuando sueñas desde tu interior y usas tu creatividad para conseguir ese sueño.

La libertad de ser tu mismo mientras luchas por tus sueños más profundos, tiene el poder de hacerte feliz a pesar de las dificultades.

Cuando te propones conseguir algo, te estás diciendo a ti mismo que te mereces algo mejor, te estás dando a ti mismo un espacio para crecer, ser mejor y rodearte de una vida de más calidad.

he perdido la fe en dios

Vuelve a recuperar la fe y lo recuperarás todo

Perder la fe es lo mismo que perderlo todo, ya que cuando se ha perdido todo de verdad y se tiene fe, hay algo en tu interior que te dice que volverás a recuperar todo lo que el destino te arrebato.

Tener fe te da la virtud de ver lo positivo en las situaciones difíciles y sacar lo mejor de las positivas, porque es una fuerza que puede atravesar la adversidad.

Tener fe también es la capacidad que te invita a mirar a tu interior para encontrar esas virtudes que te llevaran a saltar esos obstáculos que una vez te hicieron caer, dándote la oportunidad que tanto te mereces.

 

 

3 comentarios

  1. Estaba en mi cama ,llorando, con mi marido a mi lado ,un hombre al cual yo amo pero no soy correspondida por el , he sufrido durante ya 5 meses esta situación y la fe en muchas cosas ha ido desapareciendo , me siento fea , inútil, triste y con profundo dolor , solo siento ganas de llorar ,me siento derrotada y la mujer en el espejo ya no es la que era ,he perdido la fe en todo , no existe en mi el ánimo de seguir , solo hay dolor y pesar, tengo 39 años y me siento como si tuviera 70.siento que no he logrado nada , que mis sueños son absurdos he irrealizables que sin importar la meta que me proponga todo esta lejos , recuperar la fe es algo idealista en este momento para mi, tu artículo es bello en gran parte de sus palabras , pero creo que muchas veces solas las personas jamás encuentran las fuerzas como para seguir en alegría y optimismo

    1. Hola, Alba, entiendo tus palabras, hay momentos en los que toca llorar y expresar tu dolor, pero también vendrán momentos en los que serás capaz de levantarte. Permítete llorar, pero aunque llores aprende a amarte, quiérete y rodéate de quien sabe apreciar tu belleza. Ahora tu meta debería ser amarte a ti misma.

      1. Alba, pasé por lo mismo hace un par de años, fue muy doloroso, pero cada día me propuse creer q hoy sería mejor, que hoy lloraría pero cada día seria menos, ese amor no correspondido se volvió agradecimiento, con ese dolor reconocí a la mujer grandiosa que hay en mi, hoy cada q quiero tropezar me abrazo inmensa a esa luz que hay en el interior de una y pide al universo continuar y el universo responde a tú fé, eres única no lo olvides, hay cosas mas lindas para ti, solo no renuncies a conocerlas, desocupa tus manos, tú corazón y tú alma, para q lleguen cosas y motivos nuevos de gran amor y alegría. Abrazate. Te lo mereces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *