Mente Sana-Cuerpo Libre

Por qué vemos a la felicidad tan lejos, cuando esta tan cerca

 

La mayoría de personas están ansiosas de encontrar la felicidad, a la misma vez que visualizan a esa felicidad como algo gigantesco y lejano, pero lo cierto es que muchos nos hemos empeñado en poner a la felicidad en una cima muy alta o inalcanzable o un tesoro que pocos tienen la suerte de tener, cuando en realidad la felicidad es más sencilla de tener de lo que pensamos.

Que tengamos a la felicidad en lo más alto, puede ser lo que nos ha impedido a muchos alcanzar esa felicidad, ya que hemos perdido el sentido de la realidad, alejando a la felicidad de nuestras vidas, cuando esta más al alcance de lo que pensamos.

Haz clic aquí si quieres descubrir tus fortalezas internas que te van a ayudar a ser más feliz con este libro «Las gafas de la felicidad» en Amazon porque este libro te muestra las pautas para que encuentres tu felicidad interior para que vivas la vida con más libertad e intensidad.

 

La felicidad se consigue cuando nosotros tenemos la capacidad de captar lo que nos rodea con intensidad y plenitud, siendo capaces de vivir el presente, sintiéndolo con todos nuestros sentidos. La felicidad es sentir la sensación de que la vida te está regalando algo en cada momento, y que a la misma vez ese algo no puedes cogerlo con la mano, aunque te haga sentir lleno.

Cuando nos damos cuenta de que la felicidad es mucho más sencilla de lo que pensamos, vemos que nos podemos levantar cada mañana proponiéndonos ser felices, simplemente con la vida que nos rodea.

La felicidad no es una suerte que viene y que va, la felicidad es una actitud, una actitud abierta hacia lo que percibimos en nuestro alrededor, cuando somos capaces de ver que hasta lo que menos nos gusta, tiene un mensaje positivo para nosotros.

El apego a lo material y a lo superficial, nos ha alejado de poder disfrutar de cada momento y de las pequeñas y simples cosas que tanto nos pueden hacer sentirnos vivos, pero que pasan desapercibidas desde que nos vendimos  a la superficialidad.

La felicidad es algo sencillo que requiere más de nuestra atención que de nuestro esfuerzo, ya que tener despiertos los sentidos es lo que necesitamos para sentir el gran potencial de la vida, una vida que ya estamos viviendo, pero a la que no estamos dando el valor que merece. Si le diéramos a la vida el auténtico valor que tiene, no seriamos seres infelices, estaríamos agradecidos a ella, que es lo mismo que ser felices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba