Cómo lograr la relajación para dormir en profundidad

Spread the love

Cómo vencer una noche de insomnio

La vida apresurada que llevamos y el estrés hace que nuestra mente esté muy inquieta cuando nos vamos a dormir siendo casi imposible reconciliar el sueño.

Que nuestro sueño no sea de calidad repercute en nuestra salud, ya que nuestra mente pierde facultades y concentración, y nuestro cuerpo no funciona con fluidez.

Para volver a tener un sueño de calidad, debemos de cambiar los hábitos antes de ir a dormir intentando que nuestra mente no esté sobrecargada de estímulos.

 

Cómo dormir profundamente cambiando los hábitos diarios

De lo primero que debemos de ser conscientes es que si lo que hemos hecho hasta ahora para poder dormir no ha funcionado, tenemos que dejar de hacerlo y probar cosas nuevas.

Cuando hemos convertido en un hábito el no poder dormir, lo mejor es romper ese hábito haciendo cosas diferentes antes de ir a dormir.

 

Si por ejemplo interactuamos en internet antes de ir a dormir, deberíamos de cambiar ese hábito por un hábito un poco más relajante.

Si en vez de interactuar con internet decidimos leer un libro, quizás nuestra mente no está muy concentrada a esas horas para la lectura, pero al menos, el hábito de leer no agitara tanto nuestra mente y eso ayudara a dormir con más facilidad.

Simplemente pregúntate si lo que haces antes de ir a dormir agita tu mente o al contrario la relaja, si tienes un hábito que inquieta tu mente, cambia a un hábito que relaje tu mente.

Leer, ver una película que no sea demasiado fuerte emocionalmente, dar un pequeño paseo, meditar o escuchar música relajante puede ayudar a que finalmente te duermas.

 

La meditación es el mejor método de relajación para dormir

Está totalmente comprobado que la meditación o respiración profunda relaja tu mente y te ayuda a dormir de forma natural.

Una vez que estés en la cama y con la luz apagada comienza a respirar en profundidad concentrando tu mente en el flujo de tu respiración.

Siente como tus pulmones y tu abdomen se llenan de aire y vuelve a sentir el aire saliendo de tu cuerpo mientras te sientes cada vez más relajado.

Observa como tus pensamientos van y vienen, pero también observa como esos pensamientos ya no son tan poderosos gracias a que estás más relajado.

Medita hasta que sientas que tu mente ya no está tan sobrecargada y tu cuerpo está menos tenso y más preparado para dejarse llevar por el sueño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *