Cómo dejar de pensar en exceso y vivir un poco más

Spread the love

“Tienes que aprender a elegir tus pensamientos tal como escoges la ropa cada día.”

Pensar en exceso es que te alejes  de tu cuerpo y dejar de pisar la tierra que tan poderosa es, pero lo peor es que uno deja de vivir cuando está enganchado a sus pensamientos.

No podemos negar a nuestra mente que piense, ya que es su naturaleza, pero sí que podemos de vez en cuando aterrizar y disfrutar de la vida imperfecta.

En este post te invito a que conozcas unos pequeños trucos para no pensar en exceso y así no dejar que la vida se te escape de las manos.

 

1-Conecta con tu respiración

En tu vida te han podido fallar tus amistades o algún familiar, has podido caer al suelo sin que nadie lo haya impedido, pero tu respiración jamás te ha fallado.

Ella está en tu interior sosteniendo tu vida y alimentando todos tus órganos, pienses lo que pienses y hagas lo que hagas ella cuida de ti sin descanso.

Así que porque no conectar con ella y en vez de salir corriendo detrás de esos pensamientos superficiales te abres a su magia.

Cuando pienses con exceso, conecta con tu respiración, con su sonido, sus sensaciones y todo su movimiento y descubrirás que eres mucho más que esos pensamientos oscuros.

2-Reflexiona de forma inteligente

Los pensamientos son un lenguaje que bien usado puede hacer que descubras nuevas posibilidades en un desierto sin agua.

El problema de los pensamientos no son ellos sino la forma en que los utilizas, dejándolos que se pierdan en la oscuridad y convirtiéndolos en tu peor enemigo.

Comienza un diálogo sano contigo mismo, invítate a expresar tus sentimientos en tu pequeño rincón, habla de tus inquietudes  y preguntándote que quieres en tu vida.

Un diálogo sincero y profundo contigo mismo no dejara espacio para pensamientos insignificantes a la misma vez que te acercaras a las respuestas que ansias encontrar.

3-No te identifiques con tus pensamientos

El problema no son tus pensamientos, el problema es que piensas que tú eres tus pensamientos y eso hace que seas esclavo de ellos.

No puedes evitar que los pensamientos vagabundeen por tu mente, pero sí que puedes mirarlos y decirles solo sois pensamientos.

Porque tú eres mucho más que ellos, tú eres conciencia y es esa conciencia la que tiene que despertar.

Recuerda, tú eres real al igual que tu respiración, pero tus pensamientos solo son eso, pensamientos que te cuentan historias que no se asemejan a la realidad.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *