Como rebelarme contra la perfección y quererme a mi misma

Spread the love

Para mí quererme a mi misma es dejar de querer ser perfecta para dar paso a toda mi autenticidad sin avergonzarme de mis defectos.

Es posible que no seamos perfectos o que estemos alejados de esa persona que desearíamos  ser, pero hay una cosa que no podemos negar, y es que somos únicos e irrepetibles.

Además de que nuestra autenticidad debería de ser suficiente para querernos, también deberíamos de mirar atrás y ver todo eso que hemos superado para así valorarnos de verdad.

quererme a mi misma

Haz clic aquí si quieres lograr confiar plenamente en ti y aceptarte tal como eres con el libro «El poder de confiar en ti»en Amazon porque este libro te revela el camino para que consigas la seguridad que necesitas en ti mismo para que puedas lograr lo que sueñas en tu vida.

 

En este post te doy unos consejos para que puedas reforzar tu autoestima y sepas ver el valor infinito que tienes.

 

Céntrate  en la parte más brillante de tu interior

Es cierto que tienes defectos, pero también que esos defectos pueden ser tan grandes como la importancia que les des.

En cambio, tus virtudes pueden parecer muy modestas por el simple hecho de que no sabes observarlas ni nombrarlas.

El que no puedas evitar fijarte en tus defectos, no quita que te recuerdes de vez en cuando que también hay en tu interior una parte talentosa.

Quítate importancia a la perfección

La autoestima débil solo es una señal de que vamos corriendo detrás de la perfección mientras no somos capaces de valorar la belleza real cada momento.

¿Qué ocurre si no eres perfecto? ¿Qué ocurre si no das la talla? Lo que ocurre es que el mundo sigue y todo fluye porque la perfección no es necesaria.

Comienza a aborrecer la perfección y permítete salir de la línea recta, relájate y observa que ningún defecto te impide seguir viviendo.

Para quererme a mi misma hago lo que yo espero de mi misma, no lo que esperan los demás de mi

Cuando quieres estar a la altura de las expectativas de los demás, te pierdes en un laberinto sin salida, en el que dejas de ser tu mismo para convertirte en el bufón de otros.

Buscas el amor y reconocimiento en los demás, pero ellos en cambio solo te reconocerán cuando te hayas puesto la máscara que más aprecien.

No te pierdas en las opiniones de los demás y pregúntate que es lo que deseas de ti mismo, en que sitio encajas, con quien sonríes y expresa sin vergüenza tu verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *